¿Desmemoriados?

Bernardo Rodríguez Cabrera

¿Por qué memorizar un dato cuando podemos acceder a él con un solo clic? Esa parece la razón de ser del “efecto Google”, un fenómeno que ha disminuido nuestra capacidad de recordar cosas.

La posibilidad de buscar en Internet una información que necesitamos es sorprendente, pero esto debilita el ejercicio de nuestra memoria al no existir la necesidad de esforzarnos para encontrar lo que se precisa.

Actualmente cuando una persona enfrenta una pregunta difícil su primer impulso es acudir al ordenador para contestar la cuestión. Incluso cuando conoce la respuesta visita los medios informáticos para confirmarlo, pues los motores de búsqueda y las bases de datos de Internet se han convertido en una especie de “memoria externa” del cerebro humano, a la cual se puede acceder en cualquier momento.

Con el objetivo de medir la incidencia en nuestro comportamiento del llamado “efecto Google”, investigadores de la Universidad de Columbia, en Nueva York, realizaron varios experimentos de memoria.

Luego de una serie de pruebas a más de un centenar de estudiantes, el análisis demostró que la confianza de poder encontrar un dato relaja el esfuerzo para recordarlo, y que se piensa más dónde buscar la información que en rememorarla.

Además develó que cuando sabían que los detalles estarían disponibles en otro momento o se podrían buscar con la misma facilidad, no los recordaban tan bien como cuando creían que no estarían disponibles.

Y es que si alguien conoce que podrá encontrar la información en cualquier momento vía Internet, tendrá menos voluntad de mantenerla en su memoria, provocando la pérdida de la capacidad de retener datos.

No me incluyo entre los detractores de Google y reconozco las múltiples posibilidades que este brinda, pero por el camino que marcha el mundo, en unos años tendremos que acudir a la red de redes para recordar cosas tan simples como el nombre de nuestros padres o la fecha de nuestro cumpleaños ya que nos costará trabajo para almacenar en el cerebro dicha información.

Aunque acostumbre a depender de la tecnología y a apoyarse en las posibilidades que esta brinda, ¡cuidado!, no olvide ejercitar su mente. ¿Se ha cuestionado alguna vez que sería de usted si se fuera la corriente o se acabaran las baterías?

Anuncios

Acerca de Bernardo

Periodista de Telecristal. Sueño con ser actor, pero amo la profesión que escogí.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s