Soledad ¿acompañada?

Las nuevas tecnologías nos permiten comunicarnos a través del mundo y facilitan nuestras vidas, pero, al mismo tiempo nos aíslan de las personas que nos rodean.

Teléfonos móviles, ccelularesomputadoras, tabletas, guenboys, hachedepleyers y aipods, son solo una parte de un conjunto de tecnologías de la comunicación que nos mantienen, paradójicamente, incomunicados.

Cada vez son más los que se sumergen en cuanto atajo tecnológico aparece. Los que prefieren un juego de pleiesteichon a conversar con sus amigos. Los que publican montones de información en un chat, pero son incapaces de decirle un halago a su pareja. Los que escuchan música en sus audífonos y no saludan a vecinos o compañeros de estudio.

El premio nobel de literatura José Saramago, lo había alertado, al plantear que la enfermedad del hombre actual, es la incomunicación.

Vivimos en un mHombre-escuchando-su-iPodundo de gente que ve sin mirar, oye sin escuchar y habla sin decir; de gente ignorante de su ignorancia, que dedica una gran parte de su tiempo a amigos virtuales, y se olvida de sus allegados.

Los patrones de la moda marcan y marginan, pero el ser humano necesita compartir sus sentimientos, experiencias y logros con sus semejantes para estar completos.

Dentro de nosotros existe algo que no se puede expresar con equipos tecnológicos y sólo transmitiéndolo nos volvemos imperecederos. Compartir hace que una parte del otro se proyecte y multiplique, porque quien siente, vive; quien vive, piensa; y quien piensa, comparte. Esa es la esencia del hombre.

La culpa no es de la tecnología, pues ella por sí sola es inofensiva. Es más bien de aquellos, que ante tantas posibilidades, solo han dejado propagandas donde había ideas, poses donde existían sentimientos, y exacerbación del entretenimiento donde antes hubo pasión.

No hay que darle la espalda al desarrollo. Pero, aun cuando disfrutes viendo series, jugando videojuegos o enviando mensajes, también dedica una parte de tu tiempo a compartir con tus amigos, a demostrarle a tu familia cuánto la quieres, a entregarle amor a tu pareja.vicio con las PC

Recuerda que la tecnología nos proporciona diversos beneficios pero también nos conduce, sin percatarnos, a la enajenación y como dijera el poeta español Gustavo Adolfo Bécquer: la soledad es hermosa, pero solo cuando se tiene alguien cerca a quien decírselo.

Anuncios

Acerca de Bernardo

Periodista de Telecristal. Sueño con ser actor, pero amo la profesión que escogí.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s